lunes, 29 de junio de 2009

Soy...


No puedo enterrarme

con todo lo que late en mí,

para complacer

los abismos

de tantos otros...


soy


esa cosa chiquita con boca de sueños

y un puñado de crayones

para mamarrachear al mundo.


Soy y voy

pintándole muecas a los espejos,

rompiendo los cristales

que me amenazan la incoherencia.


Soy lo que le molesta al viento

cuando se desquicia.


No mido más

que la distancia de tus ojos

sobre mí.


Soy redonda y acurrucada,

con la nariz pegada a las hojas

cuando te escribo...


-un racimo de pupilas violetas

desangrándose por dentro.-


Y ahí voy otra vez,

inquieta y desprolija,

a hacerle garabatos a tus ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario